Lea la Revista Nacan No.57, con apreciaciones desde El Centro de Cuba

Lea la Revista Nacan No.57, con apreciaciones desde El Centro de Cuba

 

Editorial

 

La Nación Cubana se encuentra agobiada, arrasada, despreciada, enfrascada, engañada, indignada, sorprendida y vejada en el diario ejercicio de resarcir los daños dejados por el huracán «Irma», y así recomponer la vida cotidiana de los cubanos y cubanas de a pie. Todos los cubanos -residan dentro o fuera del Archipiélago- se sienten muy preocupados por lo sucedido en Cuba tras el paso del fenómeno meteorológico.

Pasados los días de agobio y stress vividos en la Isla, entre el 6 y el 11 de septiembre del presente año, que fueron desgarradores ante la perspectiva de perder las pocas propiedades personales con que cuentan la mayoría de los residentes en la mayor isla del mar Caribe. Por desgracia las pérdidas entre la ciudadanía fueron enormes, por lo que las predicciones de los cubanos más pesimistas se hicieron una dura y cotidiana realidad.

Pero Cuba y los cubanos no resultaron los únicos dañados por estos dos eventos atmosféricos, también otros países hermanos del mar Caribe, América Central y América del Norte fueron embestidos por éstos u otros sucesos de la naturaleza, como si la mano de Dios estuviese castigando a todos aquellos gobernantes y gobernados que dejan que prime la Injusticia y la falta de Democracia en ésta parte del mundo.

El huracán «Irma» perjudicó prácticamente a todo el territorio nacional, pues solamente la occidental provincia de Pinar del Río y el municipio especial Isla de la Juventud -antigua Isla de Pinos- fueron los únicos que salieron ilesos de los fuertes vientos y las lluvias. Lo que transforma a «Irma» en uno de los ciclones tropicales más destructivos que han afectado nuestra nación, puesto que no cruzó una de las regiones geográficas cubanas, sino que las recorrió a todas.

Se dieron oficialmente los costos materiales del desastre atmosférico, como son 158 554 viviendas afectadas de alguna manera: 14 657 con derrumbes totales, y 16 646 con derrumbes parciales. Las autoridades gubernamentales irresponsablemente aseguran que los daños van a ser restituidos por el gobierno en el poder, algo que casi nadie cree, pues todavía quedan compatriotas sin casas, por otros huracanes mucho menos abarcadores que el «Irma».

Sin embargo; las cubanas y cubanos se sienten frustrados tras el paso de «Irma», debido al cínico Estado de Abandono en que los ha sumido La Dinastía Militar Castrista encabezada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz. Según testimonios recogidos, los residentes en la Isla critican fuertemente al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro, porque éste no visitó a las regiones más afectadas y a los damnifica-dos residentes en ellas.

Una frustración entre los hijos de esta tierra, es que sin sutilezas de ningún tipo, en el periódico «Granma», el día 11 de septiembre del 2017, publicó «Llamamiento a nuestro combativo pueblo», firmado por Raúl Castro. Donde afirma: «Además golpeó algunos de nuestros principales destinos turísticos, sin embargo las afectaciones serán recuperadas antes del inicio de la temporada alta. Contamos para ello con los recursos humanos y materiales requeridos…».

Al escribir ese mismo «Llamamiento a nuestro combativo pueblo», el dictador totalitario Raúl Castro -en pleno ejercicio del Poder Ejecutivo en la sociedad cautiva que existe en Cuba-, en ningún momento el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba se dignó a redactar la tan esperada frase: «…también contamos con todos los recursos humanos y materiales requeridos, para que ningún cubano quede desamparado…».

Incluso; ha surgido una corriente independiente dentro del propio Partido Comunista de Cuba (PCC), donde un grupo de militantes seguidores de la Revolución Castrista están recogiendo firmas, entre la membresía del PCC, donde se hacen dos críticas esenciales al actual gobernante: 1ra-El Primer Secretario del PCC no fue a visitar a los damnificados y 2da-El Primer Secretario priorizó la restauración de los Polos Turísticos y no las viviendas de los ciudadanos.

Otra cuestión que encoleriza a los compatriotas, es que el gobierno Castro-Raulista “se lava las manos” sin ningún escrúpulo, al proporcionarles las ayudas a los damnificados por «Irma». Ya que con el mayor de los cinismos les cobra los materiales constructivos y otros insumos para las destruidas viviendas a los más pobres, esto en el seno de una ciudadanía que se caracterizaba por vivir antes del huracán, en una precariedad descrita como abismal.

Algo que provee esperanzas en el contexto político-social creado tras el paso del ciclón tropical «Irma», son las distintas manifestaciones de protestas ciudadanas surgidas espontáneamente en las variadas zonas geográficas del Oriente, el Centro y el Occidente de Cuba. La opinión pública internacional -y una pequeña parte de la nacional- solo han podido dejar constancia de lo ocurrido en el municipio «10 de Octubre», La Habana y en el poblado Carlos Rojas, provincia Matanzas.

«Irma» en su recorrido devastador por la Isla logró abrir una brecha irreparable en la con-ciencia personal y cosmovisión particular de los seguidores del Castrismo, tanto como Ideología Gubernamental o cual Filosofía de Vida. Ya que entendieron en la praxis, que a los gobernantes no les importan prioritaria-mente sus gobernados, sino solo sus ganancias para mantenerse gobernando, con las plusvalías “Capitalistas” y “Consumistas” sacadas al turismo.

El Director.

 

Lea la Revista completa:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s