Solo con derecho a leer la versión conveniente a los gobernantes (I).

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, Villa Clara, 28 de julio del 2017; (ECA). Ayer día 27 de julio, los villaclareños que siguen la verdadera Historia de Cuba -y no la políticamente manipulada- quedaron anonadados por la mención del fallecido y reconocido disidente opositor Gustavo Arcos Bergnes. Esto ocurrió sorpresivamente en la edición de papel del semanario Vanguardia, Órgano Oficial del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) de Villa Clara.

Por desgracia para nuestra Patria, el nombre de Gustavo Arcos junto al de su hermano Sebastian Arcos Bergnes, ambas identidades fueron borradas de la “historia oficial” confeccionada por los censores ideológicos del castrismo. Hasta ahora; y durante muchos años, sus respectivas labores como importantes gestores de lucha por restablecer La Constitución del 40 resultó soberanamente ignorada y cuando se hablada de ellos siempre era a sotto vox.

Para los historiadores y periodistas al servicio del régimen totalitario de la Familia Arcos Bergnes solo podía ser sacado a la luz, el nombre de Luis Arcos Bergnes, quien cayó en combate o fue ejecutado tras el “naufragio” que constituyó el después rimbonbante desembarco del yate Granma, por playa Las Coloradas en la región oriental, y del que hasta un central azucarero -ahora desmantelado- lleva su nombre en el municipio Camajuaní.

Aunque la periodista oficialista Mercedes Rodríguez García, quien es además Jefa de Redacción de Vanguardia y Profesora Adjunta de Periodismo en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, ofendió a Gustavo Arcos en su articulo. Se constituye en casi un milagro, que se haya mencionado su nombre por las fuentes plegadas a la Autocracia de los Castro.

De ese gigante por la Democracia Representativa que fue, es y será para la Historia Patria, Gustavo Arcos Bergnes, la periodista Mercedes Rodríguez se atrevió a escribir: “Nos falló -después de Enero triunfante- Gustavo Arcos Bergnes, por traidor , juzgado y condenado. Su bizarría de ayer, trocaríase empaque humanitario  hasta morir no mártir, al margen de la estrella solitaria, innombrado casi”.

Debido a mi visión democrática del mundo que nos rodea, debo respetar -y respeto- lo escrito por la periodista Mercedes Rodríguez García, pero según los cánones de Libertad de Expresión por los que me conduzco, aunque también tengo El Derecho a Réplica. Derecho que ejerceré en nombre de la obra y vida de Gustavo Arcos Bergnes, así lo que él representa para la Libertad de Cuba.

A éste ilustre opositor al régimen totalitario de Fidel Castro Ruz tuve el honor de conocerlo personalmente en su casa de La Habana, cuando yo comenzaba a hacer mis primeros pininos en la oposición no violenta. Le puedo asegura a la profesora Mercedes, que jamás he tratado a alguien con tanta historia y con mayor humildad aún. A mí me parecía estar coloquiando con la Historia Viva.

Gustavo Arcos Bergnes nació en el 1926 en el municipio Caibarién, antigua provincia de Las Villas, y se graduó de Estomatología en la Universidad de La Habana. Participó como combatiente en el Asalto al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba. En esta acción combativa -la primera del Movimiento 26 de Julio (M-26-7)- resultó herido y quedó con un impedimento fisico en una pierna para toda su vida.

Tras ser encarcelado en la prisión de Isla de Pinos, salió amnistiado por la Dictadura de Fulguencio Batista y después se dirigió hacía México junto a Fidel Castro. Allí fue propuesto por el propio Fidel Castro por su integridad moral, para ser el Tesorero del M-26-7 y él fue quien compró el Granma, de un dinero donado por el expresidente cubano exiliado Carlos Prio Socarrás.

Su impedimento físico fue la razón por la que no regresó con las armas en la mano como expedicionario del yate “Granma”, donde sí vinieron dos de sus hermanos varones -Luis y Sebastian-, el primero murió y el segundo sobrevivió al desembarco. Sin lugar a dudas profesora Rodríguez García ambos escribimos sobre un compatriota que creó la Revolución, que usted apoya y yo rechazo.

Arcos Bergnes representó antes del triunfo de la Revolución en el exterior y buscó fondos para la lucha insurreccional a Fidel Castro ante gobiernos extranjeros como los de Costa Rica, México y Venezuela. Él y no otro rubricó por el M-26-7 El Pacto de Caracas y logró focalizar el tema cubano a nivel internacional, lo que trajo un alto costo político para Fulguencio Batista y su gobiernista.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s