Luchar aquí en su Patria para cambiar este infierno.

Luchar aquí en su Patria para cambiar este infierno.

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

Tras mucha intriga se fue la Política «Pies Secos, Pies Mojados» con unos de los argumentos más cinicos que se hayan visto, bajo la siniestra capucha de hacerlo por motivaciones humanitarias. Este resultó el regalo final del Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama hacia el aterrorizado y depauperado pueblo de Cuba.

Todo ser humano tiene derecho a estar de acuerdo o en contra de esta complicada decisión, pero la misma huele desde muy lejos a complicidad. Porque se es complice, tanto por omisión de los detalles, así cual ser poseedor de los conocimientos necesarios para ayudar al victimario a ser justificado frente a la opinión pública.

Muchas fueron las cosas que se olvidaron al fimar, el pasado día 12 de enero del 2017, este Acuerdo Migratorio, porque los gobiernos democráticos deben o quizas ¿debieran? pensarlo mejor, antes de tratar como iguales a los gobernantes no electos democráticamente. Lo anteriormente descripto se ha convertido en algo cotidiano para dolor de la democracia.

Darle la posibilidad de ser vistos ante el mundo como gobernantes parecidos a los que respetan a sus ciudadanos y ciudadanas y ante todo por tolerar las opiniones contrarias de sus compatriotas, es una traición a la Democracia Representativa. Porque se puede ser electo en un clima de pluralidad política y en el fondo del alma morbosamente admirar a los tiranos.

La desmemoria de los que hasta ahora gobiernan en la Tierra de George Washington es proverbial, insensata, desmedida e irresponsable. No existe ninguna autocracia en la historia de este perro mundo, que no aspire a lograr contaminar a las sociedades democráticas, debido a que la complicidad y la desidia son sus principales armas.

Nadie ha pensado en aquellos cubanos y cubanas que lo vendieron todo para llegar a «Tierras de Libertad», y no se exagera, muchos de los que ahora están defraudados, se vieron obligados a comerciar sus viviendas para poder costearse el viaje por las selvas de Sudamérica y Centroamérica. Estos hombres y mujeres tendrán un regreso bien cruel a su Patria.

Con esta medida tomada por Obama y sus funcionarios burocráticos para quedar bien ante la historia y frente al él mismo, serán cientos de miles los compatriotas sin un techo encima de sus cabezas al ser regresados a Cuba. Estos hijos de la miseria humana que significa la construcción del socialismo, volverán a casa sin cabeza, sin esperanzas y sin alegrías.

Porque si ya la situación de los domicilios estaba híper-explosiva al interior del Archipiélago, desde la promulgación este fatídico Decreto Obamista, no se tendrá una noción clara de hasta dónde podrá llegar la presión social dentro de la Isla. Se dispararán los hechos de violencia, las tazas de suicidios, las manifestaciones de prostitución y la ya galopante corrupción.

A lo mejor es por eso, que el recién estrenado Ministro del Interior y por demás Vicealmirante Julio Cesar Gandarilla Bermejo ha comenzado a tomar sus propias providencias represivas. Puesto que en las investigaciones operativas se reflejan cada día, que los por cientos son más altos, de que ocurran unas incontrolables cadenas de explosiones sociales.

Las antimotines Brigadas Especiales del MININT en todo el territorio nacional, así como sus efectivos, serán removidas hacia provincias donde éstos no nacieron, para evitar que la familiaridad los paralice en su adiestrada violencia. O sea, que donde repriman a los ciudadanos que protesten, no sean ni sus familiares, ni sus amigos, ni sus condiscípulos o ni sus vecinos.

Sin embargo, la falta de transparencia demostrada por las autoridades norteamericanas en este caso es todo un descaro para personas civilizadas, honradas y de palabra. Al parecer para esta Administración Obamista lo relacionado con Cuba es top secret y cuando algo se da a conocer públicamente, es porque ya resulta calculadamente inreversible.

Ninguno de los dos gobiernos mostró interés alguno, en consultar o poner al tanto a sus respectivas ciudadanías, porque se creen por encima de estas, lo que en un Estado de Derecho es algo denominado Abuso de Poder. La complicidad y el cinismo se han conformado en ambos gobiernos en la manera de actuar, contra los cubanos que buscan vivir en libertad y democracia.

Por eso, a los compatriotas que les tocó perder y se localizan ahora mismo en las peligrosas junglas de América Latina, les debe llegar el apoyo y la solidaridad del mundo pro-democrático. A esos que son o serán regresados por las fuerzas del orden público, solo les queda luchar aquí en su Patria para cambiar este infierno.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s