Son solo un embarazoso lastre, los ancianos castristas. #Cuba

Son solo un embarazoso lastre.

Por. Guillermo Fariñas Hernández. El Cartero Antitotalitario

La Chirusa, Santa Clara,  16 de diciembre del 2016, (ECA).

En esta Isla, donde malvivimos en el anacrónico sistema castrista y totalitario de gobierno, existe un fragmento poblacional muy vulnerable, estos son los ancianos. La propaganda del régimen totalitario asegura a bombo y platillo: «Nuestro país posee cifras de Perperstiva de Vida solo comparables a los países del Primer Mundo».

Aquí en Cuba, los hombres como promedio viven hasta los 75.8 años, mientras que las mujeres lo hacen hasta los 78.6. En referencia a todos aquellos compatriotas, por lo general enfermos, que tienen sobre sus huesos una edad cronológica por encima de los 65 años de edad y por los preceptos legales vigentes, ya debieran estar jubilados.

ancianaPero como cubanos y cubanas tienen que depender de la Seguridad Social, por lo que se les entrega una mísera pensión, cuyo monto sale de todo lo que a ellos les fue quitado directamente de sus salarios, desde la promulgación de una Ley al respecto, en 1962. O sea, hace más de 54 años que los hoy retirados de sus trabajos pagaron con creces sus pensiones.

Además de que; de una manera cínica y manipuladora los castristas se atreven a asegurar en todas partes del mundo, que la Seguridad Social es gratuita en la Isla, al igual que existe una “gratuidad” en los sistemas de Educación y Salud Pública. Estas fueron por más de 30 años las supuestas bondades del castro-fidelismo y ahora lo son del castro-raulismo.

Toda una gran mentira de los que desgobiernan, pues a todos los obreros manuales o intelectuales les son despojados directamente el 33, 3 % de sus sueldos, para después de su jubilación sacar de este monto acumulado los gastos para la pensión mensual. Algo que no es exclusivo de este país, es un modo universal de garantizar las pensiones a largo plazo.

wp-1462090923392.jpgSí, es responsabilidad del gobierno y de los altos cargos dentro de la nomenklatura castrista,  que no se les aumenten las pensiones a pesar de ellos mismos confesar el gran incremento del costo de la vida en Cuba, a partir del 1989 del pasado Siglo XX. El difunto Fidel Castro reconoció en sus discursos, que no alcanzaba el monto de la jubilación para los que dejaron de trabajar.

Un pensionado gana mensualmente unos 300 pesos cubanos, que llevados a moneda convertible se transforman entre 12 y 14 pesos c.u.c. Y si tenemos en cuenta que para sobrevivir malamente cada mes, es necesario poseer por lo menos 60 pesos convertibles cubanos al mes, entonces, podemos asegurar que gran parte de la ancianidad jubilada está en la precariedad.  

Esta cantidad no alcanza para desayunar, almorzar y comer con una adecuada nutrición, sin referirnos a invertir en la compra de ropas,  calzado, detergentes y el necesario mantenimiento de la vivienda donde se reside. Porque como aseguran expertos en la caótica economía cubana: «En Cuba ser pobre es más que una necesidad, es toda una obligación».

Por lo que, a la inmensa mayoría de los jubilados, sus subsidios les alcanzan solo para 12 días, de los 30 que trae cada mes, según monitoreos realizados por organismos de investigación económica o social bajo subordinación al castrismo. Pero para decirlo en palabras más cruentas: «La mayor parte de los jubilados se mueren de hambre y necesidades materiales».

Todo por la aplicación desmedida de los conceptos tecnocráticos, sobre lo que ocurre dentro de Cuba, precisamente a este sector de la población nacional que no posee los mecanismos, ni las aptitudes y mucho menos las condiciones de salud para ser productivos en esa etapa de sus vidas. Ellos fueron desechados por el castrismo en la praxis, aunque oficialmente se diga lo contrario.  

received_260162107658472.jpeg

Todos estos compatriotas son hoy y ahora, un incómodo lastre económico, político y hasta wp-1460521064294.jpgsocial para los líderes del moribundo castrismo, que por desgracia todavía desgobierna a Cuba. Debido a ello, resultan maltratados cada día por el Estado, al no poder acceder a la satisfacción de todas y cada una de sus penurias más acuciantes.


Esta aún denominada por algunos quiméricos Revolución Cubana, se ha olvidado de las necesidades de aquellos que ayudaron a su triunfo y después a su consolidación, en los iníciales y primeros 20 años de batallar. Éstos se trasformaron en embarazosos gravámenes para el sistema de poder político, puesto que los ancianos castristas… hoy son solo un embarazoso lastre.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s