Incumplimiento de la Legalidad en Establecimientos Penitenciarios #Cuba

Ferrer

Por: Rolando Ferrer Espinosa.

Camino a Vegas Nuevas, Santa Clara, Villa Clara, 1ro de julio del 206 (PN). El Sistema Jurídico cubano tiene en Fiscalía de cada provincia, una sección que se encarga de fiscalizar el cumplimiento de la Legalidad en los Establecimientos Penitenciarios (CLEP). Ahora bien, si estos cumplen con su función o no, como se diría en buen cubano “eso son otros cinco pesos”. La realidad es que el cubano de a pie no cuenta con medios legales de ayuda.

Estos “guardianes de la Ley” planifican las visitas a las prisiones, Unidades de Investigación e Instrucción Policial y las unidades de policía. Por norma existe una cuota de audiencias en todas las instituciones mencionadas, las que tienen a personas cautivas y fuera de la sociedad, ellos buscan posibles violaciones a la Legalidad o errores, para enmendarlos.

Son muchos los sancionados que ante una violación de procedimientos, ponen sus esperanzas en este cuerpo fiscal. Pero olvidan los pobres desamparados hijos del infortunio de ser hijos de obreros o campesinos, que este mecanismo es una opción viable para los hijos de papá, y las conveniencias políticas del régimen totalitario.

Los ejemplos pululan en las historias, algunas contadas por los reclusos y quedan encerradas eternamente entre las ergástulas, como parte inseparable de ellas mismas. Son muchas las víctimas de la injusticia de la justicia, pues sus representantes se pliegan al designio del poderoso mandante gubernamental.

Ahora nos ocupa el caso de un joven de 34 años de edad, el cual está en prisión desde el año 1999, o sea desde que tenía 17 primaveras, puesto que nació el 12 de mayo de 1982. Con esa poca experiencia de la vida fue a parar a la cárcel, por un delito de Hurto y Sacrificio Ilegal de Ganado Mayor y la Venta de sus Carnes.

Cuba es campeona mundial y olímpica, con record de sanciones por motivos relacionados con dar muerte a un vacuno o equino, sea para vender sus carnes o para consumo familiar. Puesto que nadie es dueño de sus animales en el sentido de darle utilidad alimentaria. Solo el Estado puede dar muerte estos animales y destinar sus carnes como estime conveniente.

La señora madre de Jesús Alejandro Vásquez Contreras, con pesar en su mirar y agotada por la afanosa tarea diaria de buscar el sustento familiar, así como lo necesario para su hijo (que es mucho), nos cuenta de cómo ya él pudiera estar en la calle o en condiciones diferentes. Ella responsabiliza al Estado Revolucionario Cubano por el destino de su hijo.

Nos cuenta la señora que Jesús cayó preso muy joven, era ella sola quien lo criaba y tenía que trabajar duro para mantenerlo, a él y sus hermanos: «Que a la hora de sancionarlo a nadie le importó la situación de la familia ni su edad, y que nunca les ha importado, eso no lo mira nadie, es preso con tantos años y ya».

«Que a su hijo le faltó enseñanza, pero ella no pudo hacer más». Con lágrimas en sus ojos nos dice que: «al muchacho lo podían haber ayudado, que estuvo vinculado al sacrificio, la inmadurez y la influencia del barrio lo llevaron a la prisión».

Vásquez Contreras estaba en un Centro Correccional de Trabajo con Internamiento y se fugó, por lo cual se le extendió aún más su sanción penal y cumple en Régimen Severo o como le llaman “cerrado”, de esa fuga hace ya 12 años. No obstante a su falta con la Ley, la misma estipula un término para reivindicarse en sus derechos a una nueva oportunidad, incluso a la libertad.

Por lo tanto (el tiempo transcurrido de 12 años), le corresponde al sancionado un cambio de régimen, sino es la Libertad Condicional. Estos beneficios que estipula la Ley Socialista, también la ha normado: «que sea por la solicitud primero del Órgano de Prisiones donde cumple el reo y segundo que la otorga el Órgano Central, en base al contenido de la solicitud enviada».

Refiere la señora, que: «su hijo en el Correccional, estaba ubicado a trabajar en el Yabú de Santa Clara, donde realizaba tareas agrícolas sin recibir pago por su labor. Era obligado a fatigosas jornadas con metas que debía cumplir por días. Dicha situación y la poca edad, sin experiencia de la vida y alguien que lo encaminara, lo llevó a fugarse».

Agrega además que: «se ha entrevistado con jefes de Cárceles y Prisiones de la provincia, con una nombrada Ismary y con el propio teniente coronel Luis Pérez Alcántara, el jefe máximo. Los cuales le dicen que él se fugó del correccional, que está denegado mientras ellos se acuerden».

El recluso Jesús Alejandro Vásquez Contreras, hace siete días inició una Huelga de Hambre en reclamo de sus derechos.

ferredal64@gmail.com

rolandofe@nauta.cu

Teléfono Móvil: 53 53805531.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s