La inseguridad en #Cuba, militarización, abusos e impunidad.

cheli

La inseguridad en Cuba.

Por: Arcelio Rafael Molina Leyva, Chely

La noticia ha corrido como pólvora, turistas canadienses encerrados como rehenes. Sirva de botón de muestra reciente; demuestra la intolerancia y el espíritu dictatorial de que se ha impregnado los distintos niveles de dirección en el país. El suceso de los canadienses ocurrió en una instalación que maneja las FAR, sí, leyó bien, el Ministerio de las Fuerzas Armadas, el ejército. Para liberar a los turistas fue preciso una orden venida de “arriba”.

Hace poco tiempo, un empresario canadiense fue enviado a prisión, aún se encuentra en ella. Otros casos de extranjeros envueltos en asuntos legales no han resonado tanto en la prensa, pero abundan; probablemente la gran afluencia de turistas, entre cuyos mayores despachadores se encuentra Canadá, cree esta cifra notable. Las pésimas condiciones de las carreteras cubanas, poca motivación para trabajar y sumado a esto, la militarización de la economía, es la mezcla perfecta para la abundancia de hechos legales que implican a turistas.

El caso de los turistas del primer párrafo, es relevante porque fueron secuestrados, es la palabra apropiada, en una remota isla por la suma de 400.00 dólares que debitaban a la instalación turística por daños, es kafkiano, por supuesto; pero no constituye, insisto, un incidente aislado, teniendo en cuenta que los turistas canadienses víctimas decidieron tomarse el trabajo de trasladar el incidente a la prensa. Durante el encierro les fue negada la comunicación con su embajada, o hacer llamadas telefónicas.

Este sábado próximo pasado, dos periodistas francesas sufrieron el mismo tratamiento que les tiene preparado el régimen a los opositores pacíficos en carne propia. Mientras se trasladaban en un taxi en compañía del artista opositor al régimen cubano Gorki Águila, todos fueron arrestados y llevados a la 5ta. estación de policía en Playa, municipio de la capital cubana. Las periodistas estaban correctamente acreditadas en el CIP (Centro Internacional de Prensa).

Es común encontrar en estaciones de policía a extranjeros interesados por novias y amigos que han hecho en Cuba y están detenidos. La intensificación en la aplicación de aberradas leyes, principalmente la ley de acoso al turismo y la de peligrosidad que de una manera más o menos sutil castigan las relaciones de cualquier tipo de cubanos con extranjeros y viceversa, ha incrementado los casos de turistas y visitantes que han mostrado solidaridad por encima del temor a tener que lidiar con policía en país extraño. Es inevitable por humano, querer saber que hay más allá, como son, como viven; ellos vienen a ver eso y el cubano de la isla quiere que le cuenten y si es posible vivir la experiencia de primera mano. Remediar esto es ir contra natura, ver tan sólo la inclinación material es mirar únicamente con un ojo, el enfermizo de la humanidad. Ni somos más ni menos que otros que hoy andan en el planeta, y como ellos, tenemos derechos inalienables reconocidos al gran costo de dos guerras globales y millones de vidas sacrificadas a lo largo de la historia humana.

La entronización reciente del viceministro como ministro, tiene que ver con el incremento de la represión, tanto de opositores abiertamente al régimen como de la población en los lugares de mayor afluencia de turistas, tales como la Habana Vieja en su casco histórico como en Centro Habana, otro lugar de paseantes extranjeros que quieren vivir una experiencia real y cercana a los nacionales. Ha querido mostrar el nuevo ministro la mano dura del régimen, cortado a la usanza de la ancianidad dirigente del país, y el mismo anciano de la “vieja guardia” no conoce otra cosa que el terror y su empleo. Están detenidos, como el gobierno, en el tiempo de las consignas, el dogma y la fidelidad a hombres, no a una causa.

Una solución pragmática y realista, sería entrenar a esa multitud deseosa de mejoras materiales y paliar un poco la mísera vida que depara un país en ruina, acogotado por una dinastía renuente a ceder un ápice de poder mediante la fuerza y la violencia. Entrenarles como guías turísticos, entrenarles para el servicio de nivel a los extranjeros que nos visitan,no condenarles por querer lo que la condición de ser humano nos impulsa, mejorar, progresar, por querer lo que la claque dirigente disfruta a menudo. Ni mordazas ni cortapisas, libertad y derecho, justicia e igualdad ante la ley, les suena de antaño, cierto.

Los miles enviados al paro, una juventud que sólo ve futuro más allá de las fronteras, puede y debe ser utilizada para imbricarnos en el mundo moderno, salir de la larga noche de la manera más civilizada, pues quieran o no, eso es lo que se nos viene encima; demorarlo sólo puede traer más dolor y tristeza a nación.

La pregunta es si en aras de ese realismo y pragmatismo necesario, surgirá una voluntad real de cambio, no en discursos y promesas, de los cuales estamos ahítos los cubanos; o si por el contrario, continuarán en el camino de la represión y la conculcación de derechos fundamentales, derechos que incluso reconoce explícitamente la constitución cubana, papel este último que reafirma el refrán de que el papel aguanta lo que le pongan, y han estado pisoteando a sus anchas; porque, ¿dónde está la libertad política que debe garantizar quienes se suponen se apeguen a la carta magna?

Continuar encarcelando jóvenes cubanas, cubanos a troche y moche, indultando 3000 y enviando nuevamente a prisión a 10 000, reprimiendo violentamente, no es evidentemente la solución; se requiere variar en 90 grados el rumbo pernicioso que se ha demostrado disfuncional y dividido la nación en un gobierno que va por un lado y un pueblo que brega por zafarse de quienes han demostrado ser sus verdugos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s