#Cuba, Genocidio Politico, Las Villas Ley

Por: Rolando Ferrer Espinosa.

Cuba es el escenario perfecto de manipulaciones del vocabulario español, siempre en favor de los intereses del régimen totalitario de los hermanos Castro. Se le adaptan acepciones a las palabras y son utilizadas en direcciones políticas, para lograr imponer sus criterios y planteamientos. Toda una elocuente verborrea cubre el sistema comunista cubano, que al final de un análisis lingüístico, simplemente No dice nada. -Con el perdón de Cantinflas- estamos en presencia de una nueva forma de lo conocido por “Cantinfleo” (repetición de palabras incoherentemente, sin un contenido definido).

En relación con los conceptos legales sucede algo parecido, en cuanto a su empleo. Hasta las figuras delictivas son objeto de manejos, pues se les hace interpretaciones al Cuerpo Legal, muy convenientemente, llegando al extremo de que una conducta claramente tipificada y sancionada dentro del Código Penal, no se evalúe como violación de Ley, bajo circunstancias determinadas. Las que pueden ser por ejemplo: Que el comisor es un archicomunista y actúa en perjuicio de un “elemento contra revolucionario”, o simplemente se está en correspondencia ideológica con el totalitarismo Castrista.

Lo cierto es que existe una impunidad amparada. Lo primero se manifiesta en el actuar extremadamente represivo, que llega a la violación de Ley, por parte de los oficiales operativos de la Seguridad del Estado y el andamiaje ejecutor del enfrentamiento a la oposición pacífica no violenta (Policía Nacional Revolucionaria PNR, Brigada Especial del Ministerio del Interior Minint, otras líneas del Minint que participan y los miembros civiles del Partido Comunista de Cuba PCC, Asamblea del Poder Popular, así como los afectados de otras entidades estatales comprometidas con el régimen por las prebendas que reciben). Lo segundo está dado por la protección que otorga la máxima dirección del país a los represores, aun pasando por encima de las normas legales establecidas para garantizar el orden social, económico y político de Cuba.

El Código Penal cubano, Ley 62, en el Capítulo III, de la familia de los Delitos contra la paz y el Derecho Internacional, en su Sección Sexta, contempla el Delito de Genocidio, Artículo 116. Como podemos ver, los legisladores, al tipificar estas figuras delictivas, han tratado de preservar la Paz y el Derecho Internacional como objeto de la norma jurídica. Todo lo cual indica la prioridad otorgada a este concepto legal, en Cuba y principalmente por las normas de Derecho Internacionales, que se exige forme parte activa en cada nación.

Dicho Artículo 116, caracteriza el Genocidio. Como Ley se debe cumplir estrictamente su aplicación a quien la quebrante. El mismo expresa textualmente: Inciso 1. Incurre en sanción de privación de libertad de diez a veinte años o muerte el que, con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal: a) someta a este grupo a condiciones de existencia que constituyan una amenaza de exterminio del grupo o de algunos de sus miembros; b) tome medidas para impedir u obstaculizar los nacimientos en el seno del grupo.

Ilustraremos, cómo se corresponde el quebrantamiento de Ley, del aparato represivo, respecto a nuestro grupo humano de lucha oposicionista pacífica no violenta. “Casualmente” el régimen, en las personas de sus funcionarios represivos, nos quiere hacer desaparecer.

Casualmente”, no nos permiten legalizar nuestra existencia dentro de la vida política del país. Independientemente de constituir una violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde Cuba es consignataria.

Casualmente”, somos un grupo con identidad y representatividad, que es sometido a condiciones de existencia que constituyen una amenaza de exterminio del grupo o de algunos de sus miembros, ejemplificamos: Somos objeto de brutales golpizas y torturas, donde se pone en peligro la integridad física y la vida como tal; “Casualmente”, nos vemos involucrados en accidentes e incidentes, con peligro para la vida; “Casualmente”, fue asesinado Juan Wilfredo Soto García, en áreas del Parque Leoncio Vidal de Santa Clara, por efectivos de la PNR; “Casualmente”, somos amenazados por parte de los represores de la Seguridad del Estado, con ser desaparecidos o muertos.

Casualmente”, no nos permiten emplearnos en empresas estatales, para limitar al máximo la solvencia económica y que nos veamos sin alimentación, vestir y todo lo imprescindible para la vida; “Casualmente”, nos señalan en el lugar de residencia, para que seamos marginados y controlados por las organizaciones políticas y militares (Comité de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, Núcleo Zonal del Partido Comunista de Cuba y sus militantes, el Jefe de Sector de la PNR. el oficial operativo del Departamento Técnico de Investigaciones, el o los oficiales de la Contra Inteligencia y las fuerzas auxiliares de cada uno de éstos).

Casualmente”, limitan los estudios de la Enseñanza Media Superior y Superior de nuestros descendientes, así como el optar por cargos de responsabilidad laboral; “Casualmente”, limitan nuestra familia de realizar cursos de maestrías y otros superiores; “Casualmente”, tanto nosotros como nuestros familiares, estamos exentos de ser tenido en cuenta para participar en la dirección política del país y ser elegidos como candidatos a las Asambleas del Poder Popular; “Casualmente”, debemos limitar a nuestros hijos de asistir a espectáculos y fiestas públicas, donde exista gran aglomeración de personas, por el peligro de ser agredidos “casualmente”.

Casualmente”, cada vez que existen situaciones de alguna contingencia, poco significativas, en consecuencia somos detenidos, advertidos, controlados…

Casualmente”, los represores toman medidas para impedir u obstaculizar los nacimientos en el seno del grupo, tanto los nacimientos naturales como en la membresía del grupo; “Casualmente”, a varios hermanos les han tratado de impedir el exitoso nacimiento de sus hijos en el Hospital Materno de Santa Clara, viéndose éstos, obligados a acudir furtivamente a otras localidades para obtener la asistencia médica normalmente; “Casualmente”, cada vez que alguna persona inicia su vínculo con nuestro grupo, es visitado por la Seguridad del Estado, que los amenaza e insta a que desista de asistir o participar de las actividades, llegando a implicar las amenazas al resto de la familia; “Casualmente”, nuestros hijos son acosados en las escuelas por funcionarios de la Seguridad del Estado, sin la presencia de representante legal (los padres); “Casualmente”, nuestros infantes tienen en sus expedientes la marca de hijos de contra revolucionarios (CR), existiendo un trato negativamente diferenciado.

Casualmente este Artículo 116, inciso 1, no tiene incluido el detalle de: …a un grupo nacional, étnico, racial, religioso o político como tal… Porque nadie puede decir, ni siquiera por “casualidad”, que no somos un grupo nacional. Perseguimos intereses en beneficio del sufrido pueblo cubano, contra la dictadura más antigua y represiva del mundo. Somos cubanos optando por un Cambio para los cubanos.

En el contexto legal de la figura delictiva, al incluir el detalle de Político tácitamente o no y quedando demostrado con hechos, pruebas y evidencias, de la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, lo que realmente se manifiesta, concluimos con un cambio de enfoque del título en el Artículo 116, Genocidio Político.

ferrerolan64@gmail.com

Ferrer

Origen: #Cuba, Genocidio Politico, Las Villas Ley

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s