Welcome… bourgeoisie infallible. Capitalismo de Estado #Cuba

image

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

El término oficialista Cuentapropismo, intenta esconder una verdad muy difícil de desconocer para la ortodoxia castro-marxista, pero a la misma vez, esos mismos ortodoxos en el ejercicio del poder ejecutivo, saben perfectamente, que si ellos mismos no se mueven; entonces, las realidades los superarán y hasta sobrepasarán. Y precisamente por eso, no están dispuestos a perder las prebendas materiales, capitalistas y por qué no… consumistas, que tienen, debido a sus posiciones privilegiadas en la jerarquía neocastrista actual.

En estas raras y sui generis circunstancias históricas los máximos dirigentes políticos de la Cuba actual, se han dado a la tarea de darle un rumbo capitalista al futuro del Archipiélago, pero no es cualquier tipo de capitalismo. Ellos intentan implantar un sistema de Capitalismo de Estado según lo describe el propio marxismo-leninismo. Pero; en qué consiste El Capitalismo de Estado, pues en obtener ganancias materiales en cuanto al rendimiento económico, mientras no se permiten bajo ningún concepto, las libertades democráticas aceptadas internacionalmente.

Todo reside en encubrir a cualquier costo el rumbo capitalista, que han decidido aplicarle a la sociedad cubana. Nadie tiene derecho a nada que se salga de este guión preconcebido por ellos, los integrantes de la secreta cofradía, por los pocos que llevan en sus hombros el rumbo de la sociedad nacional. Por cierto, unas responsabilidades que asumieron a la fuerza, con las armas en la mano, donde encarcelaron, exiliaron, aterrorizaron y hasta fusilaron a quienes se les opusieron. Sin dejar de puntualizar que lo anteriormente descrito, dura la nimiedad de 56 años, o sea, más de medio siglo.

Todos estos cambios concebidos deben realizarse, siempre sin aceptar los cánones democráticos, como están contemplados en Los Pactos Políticos Económicos y Sociales de la Organización de Naciones Unidas (ONU). O sea; la cuestión no es cambiar, sino hacerlo de una manera tal, que sea justificable ante el marxismo-leninismo que se asegura profesar. Es toda una operación de marketing político, mediante la cual se asegura y repite públicamente: «Jamás abandonaremos nuestros principios políticos», mientras que en la realidad ya se dejó de creer en ellos hace rato.

Precisamente ahí está lo importante del uso y abuso del vocablo Cuentapropista, puesto que de no ser usado constantemente en las explicaciones respecto a los cambios económicos, que se ejecutan a diario por parte de los que ejercen el poder político-ejecutivo dentro de la nomenklatura castrista, entonces, tendrían que sustituirlo por otro concepto, mucho más embarazoso… pero explicito. Este sería el criterio altamente comprometedor en la edificación del supuesto Socialismo, como es aquel de Pequeño Empresario.
Ya que según el propio marxismo-leninismo todo empresario forma parte de una Burguesía, pues todo empresario, intenta cada día hacerse más y más rico, una actitud que siempre va en detrimento de los que laboran sin aspirar a enriquecerse.

Cualquiera pudiera preguntarse: ¿Quiénes son aquellos que trabajan en una sociedad y que no desean hacerse ricos? Pues estos que rechazan la riqueza, no son otros que Los Proletarios o Los Intelectuales Conscientes y “cercanos” a los Proletarios.
Según el marxismo-leninismo teórico y desfasado que defienden a toda costa los acólitos del castro-raulismo imperante en la Isla, los únicos que poseen una conciencia no capitalista son los proletarios de este mundo, y unos poquísimos intelectuales muy cercanos en el rechazo a las riquezas materiales como los proletarios.

A veces la ingenuidad de los marxistas-leninistas mueve a risa, porque comparativamente no se sabe a ciencia cierta: ¿Si son los burgueses o los proletarios de este mundo, quienes aspiran con más fuerza a hacerse ricos?
Y a su vez, esa misma Burguesía es la peor enemiga de la construcción del socialismo. Claro según afirma y repite hasta el cansancio la filosofía marxista-leninista en la ya casi eterna batalla que la enfrenta al Proletariado versus Burguesía.

Lo interesante y curioso del caso es que, existe una clara contradicción conceptual-conductual entre los constructores del socialismo, en el modo social de distribuir la riqueza y tener u otorgar acceso a ella. A los psicoanalistas tempranos les gustaba afirmar: «La idea del comunismo va contra la naturaleza humana».

Pero; por qué una contradicción desde el punto de vista conceptual versus conductual, es que la burguesía, y también los proletarios “inconscientes” que a toda costa tratan de imitarla, así como los líderes intelectuales comunistas de esos mismos proletarios se destacan por duplicar la característica esencial de todo burgués o burguesa. ¿Cuál es este despreciable rasgo en la conducta de todos los grandes dirigentes comunistas, que ha conocido la historia?

Pues no es otro que El Consumismo.
Sí, porque un ícono comunista como lo es Fidel Castro Ruz, quien nunca se cansó de repudiar en sus largos y tediosos discursos al «despreciable consumismo capitalista», pero jamás se le ha ocurrido explicar por qué precisamente él, apareció hace más de 9 años, en un video que ha recorrido el mundo, en una suntuosa cena, donde El Comandante en Jefe, junto a sus invitados, bebían de unas botellas de vino de marca francés, que cada una de ellas costaba 450 dólares.

Si lo descrito anteriormente no es Consumismo, entonces, qué lo es.
Para demostrar que es el hijo pródigo de su padre, el doctor en medicina, así como especialista en ortopedia y traumatología Antonio Castro Soto de Valle ha formado parte de un escándalo mediático en un costosísimo balneario de Turquía, donde los paparazis lo han filmado o fotografiado en un largo yate de más 90 pies y se ha hospedado en todo un piso de un carísimo hotel, en el cual cada habitación costaba 1 500 dólares la noche.
image

Frente a esto, muchos se vuelven a hacer la interrogante: ¿Lo anterior no será consumismo capitalista?
Esa y no otra, es la principal contradicción que posee la construcción del socialismo, el caminar hacia el comunismo o como se dice en la época contemporánea, la edificación del socialismo del Siglo XXI. Consiste en que quienes están al frente de esos ideales, solo conceptualmente critican los hábitos consumistas, que cada vez se arraigan más en las sociedades. Sino que son precisamente ellos y sus familiares más cercanos, quienes portan esas usanzas de consumir casi hasta morir. Puesto que no existen mentalidades de mayor nivel de consumismo dentro de la Isla de Cuba, que las de los líderes comunistas y sus consanguíneos.

Para desgracia de los integrantes de la casta disfrazada que manda al interior de Cuba, durante más de 30 años, quienes estudiaron se vieron obligados a recibir de una manera forzosa los conceptos de la teoría marxista-leninista. Mientras muchos de esos estudiantes vivieron aterrorizados, porque alguien pudiese acusarlos de poseer rasgos consumistas, que para aquella época era denominado Diversionismo Ideológico, y ahora con asombro observan, como todo lo que era criticado antes… es permitido ahora, solo que hoy, lo que no se permite, es opinar al respecto de lo que ocurre.

Otra cuestión de la que no se permite hablar en los círculos oficialistas de terror ideológico, es que se han conformado segmentos de burguesía, ya es un secreto sabido por todos y no hablado por casi nadie. Esta es una acelerada conformación dentro de la Isla de una Alta Burguesía, una Mediana Burguesía y una Pequeña Burguesía. La Alta Burguesía son aquellos hijos o nietos de los principales dirigentes del pro-raulista Círculo de la Valla, a quienes les han sido concedidos verdaderos holding para ganar enormes cifras de millones de dólares.

Tenemos algunos ejemplos como Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, quien está casado con la hija mayor del actual presidente cubano Raúl Castro Ruz, quien junto al Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extrajera, Rodrigo Malmierca Díaz, reciben grandes lucros para permitirles a las empresas extranjeras invertir en la Isla.

El consorcio empresarial en la telecomunicaciones que maneja el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, la concesiones en la construcción de hoteles y campos de golf que manipulan el hijo y nietos del General de División Antonio Enrique Lussón Battle, anteriormente al frente de todas las Tropas Especiales del gobierno cubano y por último, el consorcio medico-farmacéutico conformado por los consanguíneos cercanos a los doctores en medicina José Ramón Balaguer Cabrera y José Ramón Machado Ventura, donde se recogen las ganancias de todas las prestaciones de servicios de los especialistas médicos cubanos en el extranjero y la exportación de fármacos de fabricación nacional. Estos y otros pocos conforman a la Alta Burguesía del castro-raulismo.

Mientras la Mediana Burguesía cubana actual, es mucho más heterogénea, pues aquí tenemos a personajes que dependen de la confianza política que les otorguen los líderes de la Revolución y con los funcionarios que están en el poder, pero también de la posesión y el manejo de capitales desde el exterior, siempre y cuando estas operaciones le produzcan buenas ganancias a todos o a algunos de la Alta Burguesía antes ya descrita. Así como artistas y profesionales cubanos que reciben grandes ganancias en el extranjero, y aunque no pueden invertir directamente, pues las leyes no se lo permiten, usan a testaferros con ciudadanía extranjera para lograr ganancias, o como la mayoría de ellos, que no invierten dentro de Cuba, pero si colocan sus ganancias en bancos en el exterior, pero poseen un nivel de consumismo alto al interior de la Isla.

A la vez, los que conforman la Pequeña Burguesía nacional, en su inmensa mayoría son mantenidos por capitales familiares fundamentalmente desde la diáspora, para que obtengan ganancias con pequeños negocios. También, en este segmento de burgueses nacionales, se pueden ver a antiguos dirigentes corruptos que nunca fueron enjuiciados y ahora calmadamente invierten sus ganancias. Aquí podemos colocar a profesionales de la salud pública u otras ramas científico-técnicas, quienes en otros países lograron dividendos financieros y regresaron a disfrutarlas sin hacer ningún tipo de inversión.

Por sus características La Pequeña Burguesía cubana no cuenta con la confianza política de los gobernantes.
Casi nadie es capaz de expresar abiertamente, que no solamente en los nuevos empresarios existe la necesidad capitalista de “explotar” a los obreros o proletarios e intentar sacarle la mayor cantidad de riquezas, ante la necesidad de acceder a divisas libremente convertibles, sino que, los supuestamente “explotados” proletarios se ven ansiosos porque alguien los “explote” y lograr así dividendos ante esta condición.

Aunque el terror embarga a todos los cubanos, todavía no han inventado la maquina que sepa lo que ellos piensan y opinan a sotto voce, y ningún gobierno ni órgano represivo va a lograr que ellos no tengan su propio criterio… aunque bien callado.

Los cubanos que comparan lo estudiado en aquellas tediosas y obligatorias lecciones de marxismo-leninismo, nadie les puede impedir que lo comparen con lo que ahora sucede en la sociedad nacional, solo se les ocurre decir, con una sonrisa cínica, ahora que no es contraproducente ni peligroso estudiar idioma inglés:«Welcome… bourgeoisie infallible».
image

Origen: Welcome… bourgeoisie infallible. Capitalismo de Estado #Cuba

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s