Juntarnos… ahora es la palabra de orden.

capitolio-cuba-05

Por: Guillermo Fariñas Hernández.

La Chirusa, Santa Clara, 6 de marzo del 2015, (PN). Nuestro Apóstol Nacional José Martí escribió: «Toda lucha donde se alista el ama de la mujer, esa lucha se convierte en invencible». En el año 2003, tras ser encarcelados 75 opositores no violentos, un grupo de mujeres desafiaron al castrismo y ahí mismo convirtieron a la causa por la democracia en invencible.

La lucha por la Democracia en Cuba resistió un duro golpe, en octubre del 2011, al fallecer en circunstancias aún no aclaradas Laura Inés Pollán Toledo, la aceptada y reconocida por todos líder de Las Damas de Blanco. Su sustituta fue la temeraria y decidida Berta Soler Fernández, una pro demócrata también fundadora de este movimiento femenino.

Laura Inés alcanzó un lugar privilegiado en la más reciente Historia de Cuba, donde mostró una excelente y rara mezcla de inteligencia, valentía, humanismo, creatividad y maternalismo. Pollán Toledo siempre tenía una frase de consejo, de esperanza para sus compañeras en la causa por alcanzar la libertad de los presos políticos encarcelados.

Por su sacrificio y entrega a la noble causa en esta Isla, el nombre de esta Mariana Grajales de estos tiempos emergerá por su propio peso. Ella sin proponérselo siquiera, se transformó sin poseer una experiencia previa como opositora no violenta, en la guía de un conjunto de mujeres que desafiaron a la dictadura y les tomaron las calles.

Y que conste, que el conglomerado inicial que nutrieron a Las Damas de Blanco, se sustentaba con Hijas de Eva de mucha valía y temeridad, algunas de ellas ya habían practicado con anterioridad la oposición al totalitarismo. Sin embargo a todo esto referido, Laura Pollán se alzó con su indiscutible liderazgo dentro de este conjunto de mujeres valientes.

Su magisterio como dirigente de este sui generis movimiento contestatario femenino, la logró en compañía y con ayuda de las otras integrantes, en cada vez, que abortó con elegancia y sabiduría los intentos de división dentro de Las Damas de Blanco. Un propósito que fue y es usado con recurrencia por los inescrupulosos analistas de la Policía Política castrista.

Siempre supo canalizar, el dolor que las unía a todas más allá de las diferencias personales e ideológicas, así surgió el odio versus ella y la entidad que representaba por parte de los sicarios de la dictadura cubana actual. Algo que puede observarse en varios de los televisivos difamatorios y por otros medios de prensa contra su persona.

Hoy día, con desgarramiento miramos cómo se han arreciado los ataques de la dictadura versus Las Damas de Blanco y el simbolismo que estas mujeres representan frente al mortecino castrismo. Si somos buenos patriotas cubanos, esta atomización entre las mujeres anticastristas no podemos verla con indiferencia.

La Seguridad del Estado se ha aprovechado de los errores humanos de nosotros sus adversarios, para lograr dividir a estas mujeres enfrentadas sin temor al totalitarismo. Como guerreros y guerreras pro-democráticos opuestos al absolutismo debemos entender bien, que detrás de todo encontronazo entre nuestros hermanos en el camino hacia la Democracia está el régimen.

Todos los opositores no-violentos al interior de Cuba y los exiliados que luchan desde otras tierras deben contribuir a subsanar los desencuentros entre estas valientes mujeres. Porque los símbolos no se denigran, no se atacan y no se desprestigian; los iconos que nos conducirán a la Libertad y la Democracia, se defienden con los dientes y las uñas.

Cuando las dictaduras sienten la cercanía de su fin, y en el caso de la cubana así es, precisamente se vuelven más sanguinarias y hacen maniobras inmorales versus sus adversarios. Por lo que enfrentar a dos titanas como Alejandrina García de la Riva y Berta Soler Fernández es un crimen de lesa humanidad, porque ambas son mambisas probadas en batallas.

Dios ayude que al final Las Damas de Blanco, junto a los otros movimientos femeninos surgidos desde las filas de las primeras, superen los desencuentros y comprendan que deben cooperar entre sí y la prioridad es derribar a los hermanos Castro. José Martí también escribió: «Juntarnos hoy es la palabra de orden», parafraseémoslo: «Juntarnos ahora… es la palabra de orden».

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s