Los ataques castristas contra las Damas de Blanco, opinión, de Haisa Alicia Farinas

haisa

Haisa Alicia Farinas, Producciones Nacán.

La mujer cubana ha demostrado a través de la Historia Patria poseer un valor y un
nivel de sacrificio respecto a los hombres, que realmente los cubanos del sexo mascu-
lino «tienen que quitarse el sombrero», como reza el sabio refrán. Esta entrega ha
sido desde las Madres Fundadoras de la Nación hasta las progenitoras de la época con-
temporánea.
No existe nada ni nadie más importante para cualquier fémina cubana, y se podría afir-
mar que en todo el planeta, que sus hijos y la familia que trajo al mundo junto al esposo.
Es por eso, que cuando una compatriota antepone el cuidado de sus vástagos y de la inte-
gridad familiar a la democratización de Cuba, es porque para ellas el abnegación es doble.
En el tortuoso y ya largo camino por restablecer la Democracia Representativa en esta
Isla, conocemos y admiramos de sobrados ejemplos en las mujeres cubanas, los cuales
son muchos y por tanto sobran. Solo quisiéramos poner un ejemplo innegable por la tozu-
dez e integridad de su sacrificio Doña Mariana Grajales Coello.
En estos tiempos de férreo totalitarismo le han surgido unas discípulas aventajadas a la
madre de los hermanos y guerreros independentistas apellidados Maceo. Las seguidoras
de Mariana Grajales aparecieron en la palestra pública cubana durante el cuarto año del
siglo XXI, a raíz que sus esposos, hijos o hermanos fueron encarcelados en la Primavera
Negra del 2003.
Todas iban a una iglesia cristiana, la de Santa Rita de Casia en La Habana, con vestimen-
tas de blanco, con un gladiolo en la mano, la flor de los gladiadores romanos vencedores,
como única arma en ristre. Comenzaron a caminar por la 5ta Avenida de Miramar, la ave-
nida del dictador Fidel Castro, para reclamarle la liberación de sus seres más queridos
apresados.
Primero intentaron reírse de ellas, después practicaron la indiferencia para silenciar su
cívica labor. Pero la simbología de las acciones que estas guerreras ciudadanas hacían era
algo tan fuerte, que el gobierno castrista comenzó a temerles y decidió aterrorizarlas para
extirpar de raíz en peligroso ejemplo de no aceptar el miedo como forma de vida.
Cuando los gobernantes castristas vieron con asombro, que ante las arremetidas físicas se
multiplicaron los gestos de solidaridad y apoyo a la causa de estas mujeres. Solo entonces
fue que, Fidel y Raúl Castro entendieron que se enfrentaban a un ícono de una magnitud
histórica y con ascendencia social indiscutible.
Fue entonces, que los dictadores totalitarios nacionales cambiaron las tácticas y comenza-
ron a crear y exacerbar problemas internos al interior de este emblemático grupo de fémi-
nas contestatarias. Sus planes contra estas fueron, son y seguirán siendo lograr la implo-
sión interna de las Damas de Blanco.
Todo esto de paso resquebrajará la credibilidad y el simbolismo de estas aguerridas gue-
rreras por la Democracia Representativa en Cuba, además de quitarle la preponderancia
ante una ya cercana negociación entre el gobierno totalitario y su oposición. Los oficiales
represivos al servicio del totalitarismo aspiran a desintegrar a las Damas de Blanco y su
significado.
Que esto ocurra o no depende de ellas mismas y sobre todo de jamás perder la ternura
hacia el prójimo, como siempre lo han hecho en sus momentos más difíciles. Sus admira-
dores, que por cierto son muchos, las podrán apoyar y aconsejar, pero ellas deben desta-
par de nuevo esa intuición femenina o sexto sentido, que siempre las ha hecho invenci-
bles.

digna

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s